El fenómeno místico se vincula con las religiones pero hay una mística profana fuera de la religión. La psiquiatría, la psicología, el psicoanálisis y, especialmente la psicología analítica han mostrado interés en la experiencia mística. En los estados místicos hay intensas vivencias afectivas acompañadas de fenómenos especiales como visiones y revelaciones, fenómenos que suponen una presencia de dinamismos negados de la conciencia. ¿La experiencia es regresiva e insana, o propulsivo y benéfica? En el fenómeno místico las estructuras psíquicas más profundas de lo inconsciente colectivo están inequívocamente comprometidas junto a la dinámica de la personalidad. El místico se vincula con OTRO trascendente en gozo.

La etimología del término «mística» remite a una cierta oscuridad a lo mistérico. Procedente del verbo «myo» que significa cerrar guardando conexión con el misterio. En la Antigüedad el término se relacionó con las religiones mistéricas contrapuestas al cristianismo. Solo a partir del siglo III el término entra en el pensamiento cristiano. Con un carácter polisémico y ambiguo del término en su acepción vulgar el término va desde lo irreal, extramundano, vago, difuso, fantasmal, parapsicológico y hasta psicodélico.

Jung subrayó en su trabajo Símbolos de la Transformación, «todos los procesos psíquicos emocionales, esto es, cargados de energía, muestran una tendencia muy notable a manifestarse ritmicamente». La ritmización de la energía psíquica fue, probablemente, el primer paso hacia su plasmarse culturalmente y, con esto, hacia su espiritualización.

Jung define a la participación mística como "un peculiar modo de vinculación psíquica al objeto. Consiste en que el sujeto no acierta a diferenciarse distintamente del objeto, vinculándose a él en virtud de una relación directa que podríamos llamar identidad parcial. Esta entidad se basa en una unidad a priori de objeto y sujeto". La participación mística es originalmente la indiferenciación psicológica entre objeto y sujeto y es un vestigio del inconsciente primitivo. Esto se puede observar en la infancia temprana. estas experiencias trascienden el lenguaje común. Los místicos tienen que recurrir muchas veces a un lenguaje simbólico y alegórico y metáforas. El filósofo y místico del siglo XVI Jacobo Boehme: "¿Quién puede expresarlo? ¿Con qué puedo compararlo? ¿A qué puedo asemejarlo? ¿Debo compararlo con el amor de este mundo? No, no es más que un valle oscuro frente a él...”

En el libro 'Los Fenómenos Físicos del Misticismo', el jesuita Herbert Thurston recoge centenares de casos paranormales protagonizados por místicos y santos católicos. "En el estado místico ocurren realmente cosas que son irreconciliables con las leyes naturales tal como se entiende comúnmente”. La interpretación que de tales fenómenos se hace en el contexto religioso va a ser siempre de carácter sobrenatural.

La experiencia mística remite a algo vivido de modo personal, íntimo, de «vacío interior que abre el ser a un infinito y, que se traduce, de manera muy sensual a veces, por éxtasis, gozo o embriaguez...en una especie de fusión con el universo en el que las fronteras del cuerpo son abolidas» Claude Boulogne. El misticismo es una aproximación amorosa al misterio: misterio y amor en torno a la imagen de Dios, en el misticismo teísta, y misterio y amor en torno al conocimiento cósmico o la creatividad en el misticismo profano.


Programa

Misticismo            

-Delimitación del concepto

-Fenomenología. dialogismo mental. Contacto con fuerzas de la psique viva. Sentimiento de unicidad, más allá del dualismo y la separación, de encuentro con un otro cósmico. "realidad virtual "y "espacio Virtual”. Inefalibilidad. Ambigüedad.

Participación mística

-Niñez

-Vida adulta

-Culturas

-Espiritualidades. Misticismos teístas

-Misticismos profanos

-Experiencias cumbre

Fronteras del misticismo

                 Psicopatología versus individuación.                

El ciclo inmanente de muerte-vida.

Construcción del "yo”. Represión primordial "fundamento dinámico”; desapego, "muerte del yo”; Regresión dinámica del yo - trascendencia; Re-contacto con la dimensión transpersonal; Iniciación en los misterios de la existencia; Entrenamiento. Ritualidad; Integración de la dimensión transpersonal; Desapego de la dimensión transpersonal; Abandono del ciclo de la existencia. Unus Mundus Inc. Psicoide.

Estados místicos

-Espontáneos. Apertura a lo transpersonal.

-En crisis. Desorganizan; Conducen a una revisión biográfica; Reorganización tras el caos.

-En muerte cercana.

-Buscados por enteógenos-entactógenos. Traspasar al yo entrar al inconsciente colectivo.

-Buscados por prácticas espirituales.

Estados no ordinarios de conciencia (ENOC).

-Correlatos en neurociencia

-yo/sí-mismo

-Psicoterapia y ENOCs. Indicaciones y riesgos.

-Fascinación. Contacto negativo con "la Sombra". Proyección. Autosugestionabilidad alienante. Identificación con las visiones autosimbólicas que se "personifiquen". Crisis psicóticas. Positivismo espiritual.

Aportaciones de la experiencia mística y de los místicos a la con-ciencia.

            Dualidad y no-dualidad.

            Más allá de la experiencia mística

            Particularidades del misticismo según género del místico

Lea los documentos disponibles del curso.

Objetivos

Adquirir conocimientos que permitan al alumno/a tener soltura en la cartografía de las experiencia mística.

Adquirir conocimientos que permitan al alumno/a relacionar los diversos estados místicos con el proceso de individuación.

Destrezas

Ser capaz de identificar y manejar los conceptos básicos.

Ser capaz de identificar el sentido de los estados místicos en fases del desarrollo.

Ser capaz de identificar indicaciones y riesgos de ciertos modos de buscar estados místicos.

Guía Docente Mística y Psicoanálisis Junguiano.pdfGuía Docente Mística y Psicoanálisis Junguiano.pdf